Ser índigo, un vistazo dentro de su universo

Carlos ha sido un niño retraído, desde que recuerda se sentía incómodo en el ámbito social, sin embargo su desempeño en asuntos de su interés era muy diferente, disfrutaba mucho aprender cómo funciona el universo y pasaba largas horas viendo el cielo de noche.  A su corta edad le apasionaba mucho conocer todo acerca de los planetas, las súper novas y las galaxias. Pronto descubrió que existían agujeros negros, un tema que hizo que su imaginación volara casi a modo en que lo hiciera el gran genio Einstein. La escuela no era del todo de su agrado, pero como cualquier otro niño, asistía.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No estaba muy de acuerdo con las reglas que debía seguir: a veces las obedecía, a veces simplemente las ignoraba. A pesar de todo, prefería tener buen desempeño en la escuela porque se había dado cuenta de que así la maestra no le prestaría tanta atención y tendría más tiempo para imaginar a su antojo. Muchas veces se aburría demasiado, pero siempre encontraba la forma de irse con su imaginación a investigar más allá, de hecho con frecuencia tenía ideas que le entusiasmaban tanto que no podía esperar a confirmarlas en los libros que tenían sus padres en casa. Cuando encontraba respuestas, su padre tan sólo se le quedaba mirando, sin tener idea de qué responderle. Su madre por su parte, quien sorprendida lo escuchaba, atinó en regalarle cuatro tomos de un magnífico libro titulado: “Preguntas y respuestas de la vida en la tierra y fuera de ella”, sin duda fue de los mejores regalos que recibió en su vida. No obstante, en su cabecita surgían cada vez más preguntas.

Algunos de sus compañeros, maestros o parentela hacían mofa de él, opinando que era un chico extraño. Otros, simplemente lo ignoraban. Pronto, se sintió solo. Sentía que algo no andaba bien, que no encajaba y en sus momentos de reflexión pensaba: “Seguro no soy de aquí”.  Así fue como aprendió a vivir con reservas pero no dejo de imaginar y de buscar respuestas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Historias de este tipo y otras cuyos contenidos remiten a la percepción extrasensorial o a las experiencias sensoriales poco comunes, muestran como muchas personas índigo y cristal dejaron de compartir sus experiencias y reflexiones, bien sea porque terminaron convencidos de que eran extrañas o poco valiosas y porque eso los hacía sentirse más excluidos de una sociedad que aunque no les agradaba del todo tenían el deseo de pertenecer.

 

La gran mayoría desde pequeños han sido muy perceptivos sobre todo con la mentira y las incongruencias y otros han tenido experiencias extrasensoriales como percibir a seres de luz, personas ya fallecidas, o bien han tenido premoniciones o experiencias con la electricidad, pasando por desprendimientos, ensoñaciones y viajes astrales espontáneos hacia mundos inimaginables. Por todo ello, no cabe duda de que los índigo, violeta y cristal son personas cuyas almas ya han desarrollado aprendizajes previos a esta encarnación en ambientes en los cuales las condiciones favorecían la manifestación sencilla e inmediata de sus ideas y cuando se dan cuenta que aquí no es igual sienten frustración e impaciencia y no comprenden cómo es que los demás ignoran lo que para ellos es tan familiar.

 

Los más afortunados encuentran pronto su lugar, se desarrollan en él y hacen cambios que benefician  a  grandes sectores de la sociedad, ya sea en contextos relativos a los medios de comunicación o en actividades artísticas, deportivas, sociales o bien científicas, cada uno de ellos tiene el potencial y/o interés de convertirse en personajes de gran influencia social según su propia inclinación natural. Asimismo, hay otros que encuentran su lugar desarrollándose como sanadores, labor derivada de su gran de deseo de servir.

 

Como se puede apreciar, los índigo y cristal son personas que evidentemente tienen en común ciertas características a las que hay que prestar atención, tales como su pronunciada inteligencia; su enorme creatividad e imaginación; su energía desbordante evidente a nivel físico o en su gran producción de ideas y cuestionamientos, tanto como en su interés por ayudar y servir, cualidad que es clave para que exploten su pasión y energía que les permite eliminar cualquier obstáculo interno o externo para encontrar el sentido de su estar en el mundo, que es lo que a final de cuentas les permite llevar a cabo su misión de vida a plenitud.

 

Desde muy pequeños, ellos mismos buscan el poder porque se saben poderosos. A los adultos nos sorprenden por su gran capacidad para argumentar y para sacar conclusiones siempre que presencian alguna injusticia o que las respuestas a sus argumentos, a su parecer, no tienen sentido, de ahí que resulten intolerantes e impacientes a la incongruencia, en este sentido los cristal son menos reactivos.

¿Qué podemos hacer por ellos? Si un índigo, violeta o cristal busca poder, conviene que encuentres la mejor forma de dárselo. Si argumenta alguna objeción o te cuestiona tu autoridad, escúchalo con atención y respeto y siéntate con él a conversar y llega a acuerdos en los que todos ganen. Checa el artículo: "Si tu hijo quiere poder, dáselo".  Se tu mejor versión y aprende junto con él ya que los hijos son un taller intensivo de crecimiento personal, te aseguro que al final serás una mejor persona, así que aprovecha su gran capacidad para aprender y enséñale con tu ejemplo lo que quieres que aprenda de la vida. 

 

La paternidad consciente es sin duda una de las tareas más difíciles de lograr, pero con amor, disposición, respeto y kilos de paciencia, verás que responde rápido y muy bien, pues tu hijo cuenta con una asombrosa capacidad para realizar rápidos cambios en su conducta.

 

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

 

¿Sientes que tienes la respuesta pero aún no has podido encontrar tu lugar en el mundo?

Después de cientos de charlas con personas índigo, violeta y cristal de todas las edades he creado una guía práctica para que puedas comprender qué es lo que te pasa y por qué te sientes así.

Si eres padre de un índigo, violeta o cristal, o alguna vez ya te lo habían comentado y quieres confirmarlo, esta guía no sólo te ayudará a despejar dudas sino que te ofrece ejercicios prácticos que puedes empezar a aplicar para reconocer y comenzar a comprender a tu hijo.

¡¡Haz click aquí y adquiere el Ebook hoy mismo!!

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu