¿Te tomas todo personal?

Para comenzar te voy a formular unas preguntas y si contestas sí, al menos a alguna entonces te estás tomando las cosas de manera personal:


Te tomas las cosas de manera personal, si...


  1. Crees que los demás te hacen las cosas a ti. Haces declaraciones en forma de un discurso interno con el que aseguras que las personas "te" hacen o "no te" hacen: "Mi jefe me gritó", "Mi hijo no me come.", "Mi esposo me engañó."

  2. Con frecuencia crees que es tu responsabilidad que tu pareja, tu jefe o alguien cercano se haya enojado o te haya dejado de hablar.

  3. Fácilmente te sientes atacado o herido emocionalmente.

  4. Tu autoestima se ha visto afectada porque te sientes culpable por no caerle bien a los demás, te sientes rechazado y poco valioso.


Cuando no te conoces, te olvidas de quién eres o no tienes claro quién eres, es más fácil que te tomas las cosas de manera personal, es más fácil que te enganches. Lo que las otras personas piensan de ti para bien o para mal es producto de sus propias realidades y su mundo interno, las personas actúan según su propia historia y no contra ti; es bastante común que seas un espejo de lo que otras personas están proyectando en ti, cuando esto es negativo es normal que duela mucho, y es precisamente por eso que es necesario que aprendas a no tomarte las cosas de manera personal.


Parte de ese aprendizaje consiste en respirar y tomar distancia de la situación para que puedas observarla desde otro ángulo; y pensar qué harás al respecto con más claridad. Finalmente podrás decidir qué actitud o aprendizaje tomar que te haga mejorar como persona.


Qué puedes hacer?


  • Se más realista y dale la importancia justa a los comentarios y críticas sobre ti.

  • No te quedes con tus suposiciones acerca de lo que sucede, pregunta, no supongas.

  • No te aferres cuando no cumplas con las expectativas de los demás.

  • Cree en ti, fortalece tu autoestima y seguridad y acepta que no le puedes agradar a todo el mundo.

  • Toma en cuenta que las cosas no siempre son por ti y para ti, muchas veces las personas tenemos malos días y tú simplemente te cruzaste en el camino.

  • Siempre recuerda que tienes la libertad y el poder de elegir de qué forma tomarás las cosas que te pasen.

  • Si te cuesta mucho trabajo, toma distancia y sana tus heridas emocionales.

  • Ponle un límite a tu discurso interno de víctima, al constante juicio que interpreta apresuradamente el comportamiento de los demás.

  • Comprende que si los demás te rechazan, no siempre tiene que ver contigo, también existen las afinidades, probablemente estés buscando encajar en contextos inadecuados.

  • No todo se trata de ti, también toma en cuenta las necesidades e intenciones de los demás. Las personas no hacen las cosas por ti, sino por ellos mismos.

  • Ten claro quién eres, tus cualidades, fortalezas así como de tus carencias personales. Si después de tomar distancia y reflexionar, te das cuenta que tienes responsabilidad (no culpa) al respecto de lo que dicen de ti, entonces tómalo como un aprendizaje, corrige y cambia.


Si deseas una consulta de forma presencial o en línea haz click aquí.