Experiencia, no creencia


Una creencia es una idea que das por hecho sin ponerla en duda, es más sin ni siquiera darte cuenta que te basas en ella para tomar decisiones y como bien dicen: no hay nada nuevo bajo el sol; así que esas creencias generalmente no son tuyas sino que son heredadas a través de generaciones por tu familia y a través de todo el sistema social y cultural en el que vives.

El problema es que no las cuestionas sólo las vives y con eso mides el mundo hasta que tus ganas de vivir algo diferente son más grandes que ellas, hasta entonces las ves y después las cuestionas y con suerte las soltarás ¡¡Debería estar dentro de la currícula escolar aprender a hacer esto!!

Tus creencias son prejuicios acerca del mundo que percibes; cuando en realidad el mundo que ves es producto de un programa mental repleto de ideas con las cuales intepretas el mundo; así que en realidad que el mundo cambie sí depende ti. Depende de que liberes todas esas ideas de miedo, culpa y frustración y las cambies por ideas de amor, libertad, confianza y alegría.

Así que tus creencias no dependen de tus experiencias, sino que es al revés, es decir, tus patrones de relación, tus malas rachas, tus frecuentes descalabros no generaron la idea de que la vida es difícil o que nada te sale bien o que con un poco de suerte las cosas cambiarán; sino que es exactamente al revés.

La vida es una excelente escuela, llena de maestros y aulas donde puedes aprender de todo para finalmente graduarte como un ser libre y feliz. O sea, sabrás qué es lo que guardas en lo más profundo de tus pensamientos en la medida en que observes qué te acontece a diario y resulta más revelador mientras menos lo relacionas contigo. Es decir, tu mente es una caja de pandora, es como ese iceberg repleto de ideas de las cuales eres inconsciente y por regla general diremos que: mientras más te sientes afín a una idea más en lo consciente se encuentra, mientras menos identificado te encuentres con una idea más en tu inconsciente habita. En la medida en la que te vas conociendo, desaprendiendo y deshaciendo ideas duales de culpa, temor y dolor en cualquier sentido; más pura y liberada se encontrará tu mente y más abierto a la experiencia te sentirás.

Sólo a través de la experiencia podrás conocerte, las creencias que la evitan te colocan en una vitrina en la que nada pasa y en que sólo se evidencia el temor a vivir, a sentir y a despegar del piso.

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí


¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu