El duelo después de una relación tóxica


En resumen una relación tóxica es aquella en la que a pesar del dolor, el conflicto y la frustración constantes no puedes salir de ahí, las razones principales de ello son:

1. Tienes esperanzas de que haya un cambio o crees que no lo has intentado todo.

2. Te da miedo estar solo y/o tienes baja autoestima.

3. Tienes miedo a las represalias o a equivocarte.

Un relación tóxica como su nombre lo indica es muy desgastante, sientes que algo está mal pero aún así racionalizas o niegas las cosas. Ocultas evidencias o evades preguntas de tu familia o amigos porque sabes lo que te dirán.

Pero todo tiene un límite y llega el momento en el que tomas la decisión de terminar con el martirio, casi siempre sucede con ayuda de amigos, familiares o de algún profesional de la salud mental.

En una relación de este tipo abundan las manipulaciones, chantajes y necesidad de controlar al otro, en ocasiones es muy evidente y en otras es muy sutil, pero siempre te quedas con la sensación de culpa, enojo frustración, incertidumbre. inseguridad y mil emocionas más todas encontradas, que te hacen dudar de ti misma, de tu valía, de tu capacidad para razonar y de sobrevivir en el mundo sin tu pareja, te quedas con la autoestima por lo suelos y con el corazón hecho cachitos.

En una relación así, el perfil del victimario es:

1. Personalidad narcicista.

2. Agresivos pasivos.

3. Personalidad borderline.

4. Adictos a alguna sustancia o actividad (alcohol, drogas, al juego, al trabajo)

El perfil de la víctima es:

1. Personalidades inseguras y codependientes.

2. Personalidad borderline.

3. Historias de abandono o duelos sin resolver.

4. Personalidades depresivas.

Los duelos generalmente se resuelven en un lapso de 6 meses a 12 meses, las parejas tóxicas pueden durar años en un largo proceso de reconciliarse y separarse, no es de extrañar que los duelos de estas relaciones hagan que todo tu mundo se venga abajo, tus convicciones, tu confianza, la seguridad en ti misma, la esperanza y la fe en ti y en los demás.

Sí, se perfecto que es terrible sentirse así y que crees que no podrás salir adelante de este tortura, pero no es así. Entre las mil dudas, frustraciones, temores, culpas y desconfianza, el duelo también incluye un periodo de abstinencia intenso en el que es tanta la angustia que deseas regresar a lo de antes porque crees que así te mantendrás vivo. No es para nada así, lee con atención por favor: todo eso es completamente falso, es producto de una serie de factores no sólo emocionales ni mentales, sino fisiológicos como los producidos por una droga.

Ya se que estás cansada de todas las maneras posibles por sentirte mal, extrañar, llorar, dudar, enojarte y darle vueltas al asunto, pero créeme como todo va a pasar. Después de una relación así, necesitas rodearte de mucho amor y armonía, de personas que te amen y no te juzguen por hablar mil veces del mismo tema, necesitas soledad y silencio, ser paciente contigo mismo, darte tiempo para olvidar y superar todo. En estos momentos eres como un rompecabezas sin resolver, así que te tomará tiempo resolverte y armarte de nuevo.

Sí volverás a sentir confianza, seguridad, volverás a enamorarte y a sonreír. Ve un día a la vez y no te culpes por las recaídas, lo superarás y serás más fuerte, tendrás más experiencia y tu corazón sanará.

Es un proceso que no puedes hacer sola, necesitas de alguien que te ayude a ver los huecos, los vacíos y puntos ciegos que ni tú ni las personas que te aman podrán ver, necesitas reconocer las necesidades, temores y apegos que te hicieron estancarte en una relación tan dañina. De lo contrario quedarán esos cabos sueltos y listos para anclarse a otra relación bajo las mismas características. Busca ayuda profesional que implique profundizar en aspectos inconscientes y de tu pasado para que los puedas sanar y liberar; en la actualidad hay mil herramientas de todo tipo que puedes utilizar para tal efecto, así que en resumen:

1. Ve un día a la vez.

2. Rodéate de personas que te aman.

3. Haz sólo lo que haga sentir bien, en paz y feliz... ¡Y que ruede el mundo!

4. Modifica tus hábitos y tus rutinas. Realiza lecturas que te ayuden a comprender lo sucedido y que te ofrezcan ejercicios para sanar emociones.

5. Pide la ayuda que necesitas, tanto de tus amigos y familiares como de un profesional de la salud mental.

6. Consiéntete lo que más puedas.

7. Si te sientes muy tentada a contactar a tu ex pareja, es normal, pero no te beneficia, no suma ni construya nada, sólo te confunde.

8. Ámate a ti misma con cada cosa que hagas diariamente.

Y aunque suene chocoso: Esto también pasará y lo recordarás como si nada.

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea, haz click aquí

#duelo #relaciones #relaciontoxica

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu