Desapego o desinterés.


Aunque es muy posible que estés en el proceso de desapego o que te sientas inspirado a llevarlo a cabo, como en todo hay una línea delgada que no conviene cruzar porque te puede confundir y hacerte muy infeliz a ti y a tus seres queridos y no sólo eso sino retrasarte en el camino a la liberación total de tu ser.

Desde una visión occidentalizada el desapego suele mal interpretarse y con sobrada razón ya que se relaciona con un descuido por la vida, pertenencias, familiares, trabajo o amigos; no hay nada más lejano e incorrecto que esto a lo que es en verdad el desapego. Si quieres practicar el verdadero desapego necesariamente debes comprender que se trata de amor incondicional, un amor en el que reconoces que ya lo tienes todo por lo tanto no sientes necesidad alguna del mundo y lo aprecias todo por igual y sin límite alguno.

En el desapego reconoces el propósito de la relación y lo honras, aceptas la manera en la que deba ser y durante el tiempo que sea, sin juicios de por medio para que ambas partes se beneficien del encuentro y puedas fortalecerte en la idea de que nada de lo que percibes te pertenece y que formas partes de un todo en el cual estás inmerso, de ahí que tu satisfacción sea permanente y no dependa de la presencia o ausencia de alguna persona o condición en tu vida.

No hay condiciones para estar, siempre estás en tu mejor momento y desde tu más alta vibración, tampoco pones límites para amar, amas sin condiciones, estás en paz y eres feliz sin importar las decisiones que tome el otro.

El interés es egoísta, tiene expectativas sin cumplir, no acerca ni comprende, no escucha ni permanece, es inestable y te deja insatisfecho, con incertidumbre, deja un vacío en el alma. Nace y depende del ego de sus deseos y necesidades, es decir de sus condiciones que en esencia son inestables. Los resultados que suelen ser la lejanía y el desamor a menudo se experimentan como algo incomprensible y doloroso.

Las relaciones humanas de cualquier tipo en las que su éxito y satisfacción dependa de que el rol que ambas partes tomen sea adecuado a las expectativas de los involucrados, son en efecto relaciones de apego y donde hay un interés (egoísta) de por medio, por lo tanto están destinadas al dolor. de alguna manera, en algún momento, en algún nivel y en ambas o en alguna de las partes. ¿Te parece conocido?

El apego conlleva necesidad de por medio y el desapego amor verdadero. El primero valida que algo te falta o falta en alguna de las partes, el segundo no pide nada porque ya lo tiene todo, lo reconoce de igual manera en los demás y goza de perfecta paz.

No puedes estar apegado al mundo y al mismo tiempo a la conciencia del Todo, de hecho la clave para el éxito en el desapego es que logres conectarte a tu ser interior, a tu esencia divina porque reconoces que ahí radica la fuente de tu satisfacción y está totalmente garantizada. Mientras sigas siendo consciente del cuerpo, no podrás ser consciente del Todo ya que cuando le prestas atención a uno el otro se desvanece para ti debido a que son mutuamente excluyentes; desde una consciencia corpórea no podrás experimentar el desapego porque para el cuerpo es imposible tenerlo todo.

Cuando por fin cierres las puertas de la percepción, podrás experimentar el desapego y ser libre.¡¡Es como viajar sin maletas!!

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea, haz click aquí

¡¡Checa el video de nuestro canal de Youtube, recuerda dejar tus comentarios, darle like y compartilo!!

#desapego #expectativas #conciencia

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu