Amor propio


El segundo problema después de definir los conceptos para que estemos de acuerdo al respecto de dónde partimos es la interpretación que realizas en cada momento dado. El amor propio no es egoísmo ni soberbia, sino seguridad y confianza en ti mismo y en la vida, es un respeto profundo por ti, por lo que deseas, por el ambiente en el que deseas formar parte y la conexión contigo mismo y el entusiasmo e integridad con el que te compartas en tus relaciones, porque cuando se trata de amor no puedes ofrecerlo de manera parcial, sino que tienes consciente de que lo que quieres para ti también lo ofreces al otro en la misma medida.

Por desgracia, una persona que se ama a sí misma se juzga como presumida, sobrada, egoísta o soberbia, ideas que nos llevan a emitir más juicios precipitados y nos privan de convivir con alguien que nos puede enseñar a amarnos a nosotros mismos. Es frecuente que desde la crianza en casa se enseñe a ocultar tus habilidades y tus mejores cualidades por el afán mal entendido de ser humilde y está mal visto el que una persona se sienta bien consigo misma y lo exprese coherentemente en todo lo que hace.

Absolutamente todos somos valiosos nada más porque sí y sólo por eso eres digno de ser amado, amarte y responder de la misma forma con otros. Además contamos con una larga lista de talentos, recursos, habilidades y capacidades que necesitan de tu aceptación y reconocimiento para que tengas evidencia de ellos en tus mejores y peores momentos. Cuando te sientes mal amado o poco correspondido en tus relaciones no sólo de pareja sino con amistades y familiares, así como en tus relaciones laborales, conviene que hagas una breve pero profunda reflexión acerca de cómo eso refleja el poco amor que te tienes a ti mismo, observa las acciones amorosas que haces para ti, escucha tus pensamientos y checa qué tanto validan el respeto, el amor y la aceptación que te tienes, los pensamientos originan emociones así que si con frecuencia te sientes ansioso, triste, enojado, desmotivado, estresado o preocupado con toda seguridad tus pensamientos no validan el amor a ti mismo.

Se amable contigo y trátate bonito tal y como si fueras tu mejor amigo, o los padres que te protegen, la autoridad que te reconoce como valioso o el niño que te admira como un super héroe. Rodéate de las mejores condiciones y mantenlas a diario. Reconoce y acepta tanto tu lado luminoso como tu lado B, aquel que no te hace sentir orgulloso contigo mismo porque al reconocerlo y aceptarlo es que puedes ser dueño de eso y no sentirte rebasado porque lo que niegas o rechazas se queda contigo como un fantasma o una olla de presión que explotará en cualquier momento.

Practica el aceptar, agradecer y sentir los cumplidos, deja que resuenen dentro de ti y disfrútalos, recibe lo que otros quieren hacer por ti, date un lujo al menos una vez al mes, toma riesgos, vive experiencias diferentes, aprende cosas nuevas, llama a esa persona, expresa tus sentimientos, establece límites, comunica lo que es importante para ti, sonríete al espejo y a todos aquellos a los que veas hoy, reconócete tus éxitos y logros, y ante los fracasos no te juzgues tan severamente, perdónate y date otra oportunidad.

Los actos de amor requieren emociones y pensamientos amorosos, colócate en el primer lugar de tu lista porque sino lo haces por ti y para ti nadie más lo hará; además al hacerlo también lo inspiras.

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí


¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu