Tips para ayudar a tu hijo a controlar esfínteres


Y llegó el momento de que tu pequeño deje los pañales la edad ideal es después de los 2 años, aunque todos los niños son diferentes, unos comienzan al año y medio y otros poco antes de los 3. Sin embargo, la maduración de tu pequeño para que pueda hacerlo exitosamente puede variar y tiene que ir de la mano con el inicio del lenguaje y cuando ya haya aprendido a caminar.

He aquí unos tips para ayudarlo en esta importante transición:

1. Coloca en el baño una atractiva bacinica que esté accesible para el niño o bien puedes utilizar un asiento de entrenamiento, en la actualidad existen varias opciones.

 

 

 

 

2. Se sugiere que el entrenamiento sea de preferencia durante la temporada de calor, así el niño puede estar en casa con ropa ligera y/o fácil de quitar, por ejemplo con resorte.  Evita que use ropa ajustada, de peto, vestidos largos, etc.

3. Cuando se haya iniciado el entrenamiento es importante no detenerlo o suspenderlo. Pregúntale si desea hacer pipí o popó sobre todo en momentos clave como al despertar, después de cada comida, antes de dormir y al tomar agua.

4. Si tu pequeño te avisa, dile que vaya al baño y acompáñalo. Solo si le es difícil, ayúdalo a quitarse su ropita e indícale que se siente en la bacinica o asiento que dispusiste para ello.

5. En los momentos clave antes mencionados, puedes llevarlo al baño y pedirle que se baje su ropita y se siente para ver si siente ganas de hacer pipí o popó; si el niño no quiere no insistas. Nunca lo dejes sentado por mas de 3 minutos en el baño, ni solo.

6. Mientras esté sentadito, platiquen y dile cosas positivas como: "Qué bien que ya estás aprendiendo" "Verás como es muy fácil", etc.

7. Si logra orinar o defecar en el baño, inmediatamente felicítalo y dile que te da mucho gusto que lo haya logrado, demuéstrale tu alegría y agrado por ello; no es necesario ofrecerle mayores recompensas.

8. Ayúdalo a limpiarse y describe lo que estás haciendo para que aprenda a hacerlo solo pronto; recuerda que esta es una habilidad que se desarrolla con la práctica y conviene que la aprenda sobre todo porque así estará listo para hacerse cargo de sí mismo cuando vaya a la escuela.

9. Siempre pídele que se baje su ropita y que se la suba para así vaya adquiriendo práctica; sino puede aýudalo un poco hasta que pueda hacerlo por sí mismo. No hagas tú todo el trabajo.

10. Inmediatamente enséñalo a lavarse las manos como hábito de higiene.

11. Si notas que tu hijo ya esta mojado, con tono serio y firme, sin enojarte ni gritar; indícale que debe ir al baño, acompáñalo y dile que se baje su ropita y haga pipí; de la misma forma si no quiere no lo obligues y levántalo sin que pase mas de 3 minutos. Explícale que debe aprender a sentir cuando su cuerpecito tiene ganas de hacer pipí o popó. En caso de que orine o defeque aunque sea mínimo, felícitalo.

12. Si te das cuenta que orina o defeca fuera del baño dile: "aquí no" y te lo llevas al baño para que termine ahí. Recuérdale lo que debe hacer y anímalo para que lo siga haciendo de manera correcta, no lo regañes por esto. Evita amenazarlo, castigarlo o pegarle, ya que lejos de ayudarle, le perjudica muchísimo.

13. Llévalo a que se cambie su ropita, de ser posible que lo haga él mismo, de lo contrario ayúdalo a hacerlo. No dejes que permanezca mucho tiempo sucio o mojado, para que no se acostumbre a ello.

14. Cuida que sólo una persona sea la encargada de entrenar a tu pequeño o en su defecto coordínense para no confundirlo.

Debes tomar en cuenta que el control de esfínteres diurno se aprende primero que el nocturno; en cuanto te des cuenta que amanece seco, es el momento ideal para quitarle el pañal durante la noche. Debes estar lista para levantarte y acompañarlo al baño o bien indicarle que vaya solito si es que se presta para ello de manera inmediata. Hazlo sentir apoyado.

Mientras esté bajo entrenamiento procura no salir mucho a la calle o por periodos muy largos, ya que no es conveniente en ningún sentido ponerle el pañal después de haber iniciado el proceso. Toma en cuenta que este proceso comúnmente puede durar desde una semana hasta un mes, haciéndolo como se te propone.

Permanece al pendiente en caso de que tenga la necesidad de ir al baño y muéstrale tu apoyo para que vea que su esfuerzo sí está rindiendo frutos y que puede confiar en tí.

Es comprensible que durante este proceso surjan dudas o dificultades, de ser así, no dudes en acudir con algún psicoterapeuta que los oriente para que el proceso de aprendizaje en el control de esfínteres sea exitoso.


Por Caanly Hernández Galán

Si quieres una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu