Relación uno a uno

La intimidad en una relación se define a partir de la confianza y la seguridad que sientas con alguien, porque de esa manera es como puedes ser tú mismo sin temor y en libertad, cuando eso sucede no temes expresar lo que piensa, sientes y necesitas.  Fomentar y cultivar relaciones íntimas con las personas depende de ti, del tiempo que inviertas en ellas y de la calidad con la que lo hagas; así como de la disposición que tengas para entregarte a la relación, de lo dispuesta que estés para abrir tu corazón y recibir el corazón y el alma del otro dentro de ti.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La calidad de una relación se basa en la lealtad, el respeto y la comprensión, si pudieras medir en una escala del 1 al 10 el grado de intimidad en la relación con tus hijos y con tu pareja ¿Cómo la evaluarías? Si tu respuesta es menor a 9, vale la pena que te des un tiempo para construir una relación de 10 con aquellos con quienes más te importan.

Es ahí donde cobra sentido el darte tiempo no sólo para estar sino para entregarte con toda tu atención, entusiasmo y presencia con aquel hijo con quien sientes lejanía o que ronda por ahí un fantasma de desconfianza o temor, por supuesto con tu pareja o con tus amigos; pero no con todos al mismo tiempo, sino con cada uno en particular, como dice Stephen Covey en su libro "Los 7 hábitos de las familias altamente efectivas": Permite que esa persona especial te tenga por este día, o por estas horas o esta tarde.

Para las familias es vital que la pareja pase ese tiempo juntos, sin ningún distractor, una noche a la semana, unos días dos veces al año o como sea que lo planifiquen pero es sumamente necesario para el bienestar de la familia que los padres estén juntos como pareja para hablar, para planificar un futuro, para expresar sus sueños, sus sentimientos, para reír y charlar de lo que sea. Lo mismo sucede con los hijos, no importa si es uno o son más, pasar tiempo uno a uno con ellos fortalece muchísimo la confianza y te permite como padre conocerlo y darte a conocer, influir positivamente y crear una intimidad tan profunda que los deje a ambos con la sensación de estar bien nutridos emocional y espiritualmente; además de que cabe recordar que la relación que tengas con tus hijos, tu discurso con ellos y la manera en la que se relacionen será un referente para la relación que tengan ellos consigo mismos y con los demás.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De la intimidad que tengas con tu pareja dependerá mucho la seguridad y estabilidad en la vida familiar, ya que los padres son los principales pilares donde se construye, incluso aunque no estén juntos es imprescindible trabajar para que la relación como padres sea un fuerte y seguro referente para los hijos.  En el caso de familias cuyos padres están separados se vuelve mucho más imperante fomentar la relación uno a uno con los hijos y quizás incluso haya más tiempo para eso.

Te presento ahora algunos tips para fomentar la relación uno a uno con los hijos:

1. Planea un día antes lo que harás al día siguiente e infórmaselos, así tendrán una mejor actitud y disposición para pasar ese tiempo contigo.

2.  Comienza por actividades de poco tiempo y frecuencia, por ejemplo, puedes iniciar con una cena con tu pareja cada mes, después ir por un helado y compartir 30 minutos con uno de tus hijos; posteriormente puedes optar por salidas más extensas como ir al cine o ver una película en casa o quizás a pasear a algún lugar favorito de tu hijo también una vez al mes. También puedes planear cocinar, ordenar su cuarto, por supuesto jugar o simplemente charlar o leer un cuento antes de dormir.

3.  Si empiezas desde cero con un adolescente, comienza por compartir momentos breves, trata de adaptarte a sus actividades y gustos y ten una mente abierta para escucharlo de manera activa y respetuosa.

4. En cualquier caso, evita fallar al tiempo uno a uno que ya estaba planeado con anterioridad, esto lo previene una buena planeación de tu tiempo y organización de tus actividades. Al principio puede ser que te parezca difícil, pero será sólo al comenzar porque después se convertirá en un hábito para todos.

5. Cuida que la privacidad de tu espacio y tu tiempo con cada uno de ellos, haz de ese momento algo especial, anótalo en un calendario en donde lo puedan ver todos.

6.  Prioriza, pon primero lo importante, organiza tu día, tu semana, tu mes y tu año basándote en lo que es más importante para ti y créeme que tu familia siempre estará en primer lugar, los frutos y la satisfacción de pasar tiempo en familia quizás no se vean en el futuro inmediato pero sí serán algo que cosecharás en felicidad, integración, estabilidad y salud emocional y mental a largo plazo en ellos, en ti y en la familia como un núcleo.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu