Capítulo 3. La percepción inocente.

Sección III. Percepción y conocimiento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La percepción está asociada al cuerpo por lo tanto induce a la acción, genera incertidumbre porque es temporal y al estar sujeta a cambios produce miedo y a su vez más separación.

 

Por su parte el conocimiento nace de la certeza y por ello es poderosa ya que es estable y al no estar supeditada al cuerpo genera pensamiento creativo y no induce a la acción lo que te lleva a la experiencia de la Unidad de la Filiación y con Dios.

 

El milagro, la expresión del amor de Dios en el mundo y que es ofrecida entre hermanos, requiere de la percepción y de la acción y por lo tanto no es conocimiento.  Cualquier visión o percepción por muy elevada y santa que sea no es conocimiento, sigue siendo simbólica y efímera porque incluye al cuerpo.

 

El conocimiento es atemporal, precede al tiempo y sólo habrá que utilizarlo con el propósito de perdonar, es decir percibir de manera verdadera y milagrosa para que el tiempo desaparezca y el conocimiento llegue a tu mente. Es decir el conocimiento no es algo que adquieres sino que aparece en el momento en el que ya no hay percepciones que interfieran.

 

El re-conocimiento de la verdadera esencia de tu hermano y de la tuya propia implica volverlo a conocer tal cual es, sin ego, el milagro te ayuda porque requiere de tu percepción milagrosa para que suceda en el mundo y sane tu mente.

 

 

Por Caanly Hernández Galán

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu