Capítulo 8. El viaje de retorno

V. La voluntad indivisa de la Filiación

 

De alguna manera la mente del ego cree estar a salvo mientras se mantenga separada de lo malo y a veces, por absurdo que parezca, también de lo bueno; el ego sabe que no podría prevalecer si te haces consciente del poder que tienes cuando unes tu voluntad a la del Espíritu Santo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La curación es unión y la unión representa la curación de la mente como una sola, te unes a la plenitud de Dios en cada persona de la que ya eres consciente que son uno solo y cuando dos personas se unen en el reconocimiento de lo que son se hace posible que la Voluntad de Dios fluya a nuestras mentes, corazones y actos haciendo posible el cambio de mentalidad que implica el perdón para poder ver la Realidad de Unidad que formamos todos.

Cuando te unes a alguien lo haces sin ego pues de otra forma no sería posible la unión, de esta manera renuncias al ego y nos devuelves la paz a todos.  Dios no te puede negar nada porque ya te ha dado todo.  Cuando eliges unirte al Hijo de Dios que eres y que somos todos, no habrá nada que se te pueda interponer, salvo el ego, pero en este punto ya eres invulnerable a sus represalias.

Todos los caminos conducen a Dios porque no hay otro lugar a donde ir, Él es todo lo que Es, el ego intentará siempre distraerte y demorarte pero si decides solicitar ayuda para ser guiado correctamente no se te podrá negar, se te tomará de la mano y se te indicará todo lo que necesites saber pues tu lugar es sólo tuyo y tu presencia en él es imprescindible para todos.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu