Capítulo 15. El instante santo

IV. La práctica del instante santo

Recordar quien eres y disfrutar de la paz que eso significa no tiene que requerirte tiempo ni esfuerzo, basta con que en este instante lo desees.  Ese conocimiento siempre está disponible para ti, no tienes que emprender ninguna búsqueda porque el instante santo es cada instante que le dediques a silenciar al ego y a recordar a Dios. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres sentir paz siéntela, si quieres tener amor dalo, si quieres ser libre selo, nada te detiene más que tu creencia de que algo pueda detener al Hijo de Dios o que tiene que merecerlo para disponer de lo más y mejor.

Ten metas y planea tu vida, pero que tu plan a diario sea el de ser, extender y disfrutar el instante santo, en cada tarea e implícito en cada hábito y deber que tengas que cumplir.  Hoy mismo en este instante, sólo permanece atento a la paz que el instante santo te regala.

Nada en el mundo te puede ofrecer la paz, la felicidad y la libertad que el mismo Creador de ello.  La paz no se encuentra en lo que percibes sino en lo que no puedes percibir, pero sí saber.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu