Capítulo 7. Los regalos del Reino

Sección X. La confusión entre dicha y dolor

La dicha y el dolor forman parte de la interpretación que haces del mundo que percibes, esas interpretaciones están basadas en premisas que tienen como resultado o bien el mundo dual o bien la consciencia unificada.  Con tan sólo analizar bien esas premisas te darías cuenta de a dónde te llevarían finalmente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo único que puede albergar tu mente es el amor, pero tú insistes en ponerle miedo, puedes negar lo que tu mente contiene pero no puedes hacerlo desaparecer.  El que cumplas con tu función depende de tu aceptación de la verdad que habita en tu mente y niegues lo inexistente.  Esa es la Voluntad de Dios y también es la tuya.  Mientras tengas dudas acerca de lo que eres confundirás la dicha y el dolor, puesto que lo que causa dicha al Espíritu para el ego es doloroso.

Cuando aceptes por completo tu identidad, será claro para ti también que la dicha te pertenece y que esto no puede ser diferente de manera alguna.  El ego cree que tiene el poder de crear algo diferente a lo que la Voluntad de Dios dispone y además cree que eso está bien, pero lo que el ego ha fabricado no significa nada porque es nada; así que por más que desees lo que el ego desea, es una tarea imposible puesto que sólo puedes hacer la Voluntad de Dios, que sin ego de tu parte reconocerás que es tuya también, por eso el ego es débil y tú eres fuerte.

Mientras te identifiques con el ego sentirás temor a lo que en verdad te hace fuerte y dichoso; el temor engendra culpa y la culpa genera proyección; las proyecciones al ser inestables te confundirán, todo esto fue resultado de haber recibido consejo del guía equivocado; cuando sigues la guía del Espíritu Santo, Él te aclara la mente para que veas todo mejor.

Decidiste a favor del ego y esa es la causa de tu dolor, cuando en realidad no tienes que decidir nada porque no hay dos realidades o verdades por las cuales decidir, tan sólo existe el amor porque el miedo es creación del ego, una idea falsa.

Tú eres la Voluntad de Dios, en esa Verdad radica tu liberación del conflicto y su consecuente confusión.  Si estás confundido al respecto de lo que eres también te sentirás confundido con respecto a lo que dispones, el milagro corrige esta confusión porque entraña dicha que al compartirla dispones de ella, el contraste en tu ser te ayudará a recordar quien eres y eso constituye el fin del dolor para ti y para todos.

Por Caanly Hernández Galán

 

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu