Capítulo 6. Las lecciones del amor

Sección II. La alternativa a la proyección.

Para explicar la alternativa que tienes a la proyección hay que tener claro lo siguiente:

  1. La mente de Dios está unificada y la del ego dividida.

  2. Debido a la unificación de la mente de Dios es que Su naturaleza es la extensión, por lo tanto, es debido a su división que la naturaleza del ego es la proyección.

 

La división genera conflicto, exclusión, separación y disociación ¿Te parece conocido? La proyección sucede cuando hay algo que te molesta aunque sea mínimamente, cuando te sientes diferente de buena o mala manera y aunque sea un poquito y percibes/opinas/crees/piensas eso en el otro o con respecto a otro. De hecho el concebirte a ti mismo como individuo es debido a la proyección porque crees que hay un montón de cuerpecitos diferentes al tuyo; digamos que la proyección es una expulsión de algo dañino fuera de ti, pero aquí hay varias cosas interesantes:

  1. No hay nada externo a ti. Sólo existe un único Hijo de Dios y el Padre (Todos formamos a ese unigénito).

  2. Por lo tanto no puede haber un “afuera” o “dentro”.

  3. Sólo el Amor es real y el Amor no hace daño, por lo tanto lo dañino es una ilusión.

¿Ves cómo la proyección no tiene sentido?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Espíritu Santo utiliza lo que percibes para sanar tu mente dándole una interpretación amorosa y esta interpretación sólo puede ser: Lo que percibes es inexistente o bien es una petición de amor. El Espíritu Santo percibe al Hijo de Dios como uno solo y desecha lo que no se parece a Él, esa es su función. Hace uso de lo que tú fabricaste a través del ego y corrige tu interpretación acerca de ello.  Es como si tu mente estuviera rota y el Espíritu Santo uniera a las partes separadas sin dejar rastro de división para que tu mente pueda cumplir con su función creadora de nuevo.  Aquí es donde nos damos cuenta que las palabras como pertenecen al ámbito del cuerpo/ego no pueden describir a la Mente Uno, porque en la Mente Uno no hay palabras, de tal manera que no es que tu mente esté rota, eso no es posible, pero tú El Hijo de Dios cuya naturaleza es espiritual al utilizar al ego en lugar de a la mente de Dios para crear, crees que la división es posible, eso es lo que la hace real para ti y también hace necesaria su curación que sucede en el tiempo, aunque el tiempo no sea verdad para Dios y no sea verdad en absoluto.

Lo que debes aprender por lo tanto es que lo que es verdad sólo lo es en la medida en la que se parezca a Dios y a tu estado natural como Su Hijo; lo demás que es la proyección, sus efectos así como su causa, el ego, no son reales de ninguna manera.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu