Capítulo 12. El programa de estudios del Espíritu Santo

VII:  Introspección

El mundo no está hecho para que veas dentro de ti, pero el Espíritu Santo te guía para que te des cuenta que el mundo es un reflejo de tu estado mental.  Cuentas con dos guías: el amor y el miedo, lo que veas dará cuenta del guía la que decidas atender. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No puedes ver al Espíritu Santo pero sí puedes ver el aprendizaje que has obtenido de Él gracias a los milagros de los que eres testigo.  Nosotros estamos sujetos a las leyes espacio temporales, pero los milagros superan dichas leyes porque Su Causa es el Amor y aunque  puedes percibir sus manifestaciones en un mundo concreto, su naturaleza es abstracta, tu única labor en el mundo es dar cuenta del Amor lo que en el Cielo (que es un estado mental) equivale a crear y aquí en el mundo equivale a curar.

Como el mundo entero es tu mar de pensamientos "mirar dentro de ti" limita tu capacidad de ver lo que has proyectado en él.  La introspección pues, no se limita a ver dentro de ti, sino alrededor de ti porque tú eres el fabricante de tus experiencias y si ves algo más que amor entonces eso es justo lo que debes entregar al Espíritu Santo para que te enseñe a ver como Él lo ve, porque su juicio es amoroso y no hay nada más que Amor y eso es justo lo que aprenderás a ver pues esa es tu única función.  

Cuando lo que veas no te guste, no lo desees o no es lo que estás buscando, acepta que eso es justo lo que deseas y lo que buscas y si te preguntas ¿Para qué lo deseo?, ¿Para qué lo busco? lo que encontrarás no será amoroso porque da cuenta de miedos y culpas que podrás entregar porque ya los habrás visto.

Si lo único que deseas es el amor eso es lo que verás.  el mundo puede parecer una inmensidad de realidades a las que debes ajustarte, pero sólo son proyecciones y sólo ves las tuyas porque sólo puedes estar sujeto a ellas y no a las de nadie más porque afuera no hay nada ni nadie más.  Recuerda que el cuerpo no es real y el universo entero es una proyección del único pensamiento del cual está hecho y que hay que sanar que es "el pensamiento de separación".

Sólo puedes reaccionar de dos maneras: con amor o con miedo/juicio, así que cuando no reaccionas amorosamente es porque te juzgaste a ti mismo y te condenaste a una serie de eventos producto de ese juicio que por sí mismo está hecho de miedo y culpa; sin embargo, siempre puedes elegir de nuevo pide guía para ver al Hijo de Dios, a lo amoroso en todo lo que veas y así tu percepción pueda sanar.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu