Capítulo 14.  Las enseñanzas en favor de la verdad

VIII. El santo lugar de encuentro

 

 

 

 

 

 

 

 

El Amor está en todo, nos abarca, está en ti, en mí, tú y todos somos el Amor y es en Amor donde surge el encuentro con Dios, o sea el encuentro contigo mismo.  Al reconocerte a ti y al otro como tal, conoces a Dios, ese es el santo lugar de encuentro, un no espacio y un no tiempo en el que estás libre de juicio y de miedo, un instante santo en el que previamente has llevado tu oscuridad al lado de la luz y la luz ha hecho lo que es natural en ella: ha desvanecido a la oscuridad y en esa claridad de mente y de corazón has podido ver como Dios ve, te has podido comunicar con Él sin interferencias y has permitido que la gota perfecta de agua que eres se una al océano del que formas parte para regocijarte en la abundancia que eres y que compartes con todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tu encuentro contigo mismo es el encuentro con Dios por lo tanto debes ser santo porque Dios no te conoce de otra manera y tú no podrías conocerte ni conocerlo con juicios que manchen tu santidad, la cual jamás ha cambiado porque al igual que Dios tú también eres inmutable.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en linea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu