Capítulo 15. El instante santo

VII: El sacrificio innecesario

La comunicación es una de las leyes de Dios, lo único que impide comunicarnos es la voz de la culpabilidad, misma que nace del miedo a la supuesta separación que tenemos de Dios y de la que el cuerpo es el símbolo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El ego basa su poder en el cuerpo quien nos recuerda día a día que estamos separados lo que no nos dice en voz alta es que la condición para no sentirnos abandonados y solos es el sacrificio, que consiste en la disparatada idea de que eres un cuerpo y que para completarte necesitas a otro cuerpo, entonces permites que el ego te engañe y te haga creer que eres lo que no eres lo cual limita la comunicación y reafirma la idea de que debido a la separación eres culpable y debes sacrificarte y conformarte con lo que los cuerpos limitadamente puedan brindarte.

El cuerpo te hace creer que puedes ocultar algo pues el cuerpo se fabricó para ocultar a la culpa; por eso crees que puedes mantener a tus pensamientos privados cuando el contenido de tu mente que es Una con todos te abarca. 

El instante santo permite la comunicación pues reafirma las leyes de Dios, te ayuda a recordar que nada está oculto, lo cual te libera de la soledad y al cambiar de mentalidad el perdón se consuma y se extiende en tu experiencia en el mundo.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu