Capítulo 8. El viaje de retorno

Sección IV. El regalo de la libertad

Tu formas parte de un todo del que no te puedes excluir pero del que sí te puedes distraer y cuando lo haces te privas también de la paz, la dicha y la libertad.  Estar en el mundo significa aceptar sus leyes y sus necesidades pero cuando aceptas que te encuentras aquí te niegas a ti mismo todo de lo cual formas parte.  Te aíslas del todo al aceptar las ilusiones del mundo, pero cuando aceptas la luz que brilla en ti, aceptas al todo unificado y tu soledad desaparece y desvaneces la oscuridad donde quiera que vayas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Basta con que uno acepte la voluntad de Dios par que la aceptemos todos porque los asuntos de Dios no pueden ser parciales, el problema que tengas en aceptarla es el problema de todos los que acepten el mundo como algo real.

Para aceptar lo que Dios tiene para ti debes ofrecerlo a los demás, de esa manera funciona.  La curación de tu mente es una empresa de colaboración que funciona mientras la recibes y la ofreces a los demás porque indica que aceptas una sola Voluntad; la curación de la mente radica en la negación del pensamiento de separación y en la aceptación de una voluntad conjunta, la cual es una decisión consciente que haces a través de tu mente y tienes libre albedrío para aceptarla o no.

Dios confía tanto en ti que te dio la libertad de elegir en cada momento, de esta manera se te puede enseñar lo que desees y tú puedes elegir aprender o no.  En los asuntos de Dios hay libertad, no tiranía ni control pues ello nace del miedo y Dios no conoce el miedo.  En la ilusión del aislamiento no puedes ser quien eres, pues el mismo aislamiento es la negación de quien eres.

Cuando recuerdas quién eres, recuerdas quién es Dios y quienes somos todos, en ese momento eres libre y reconoces tu paz, tu dicha y tu abundancia.  La libertad es el regalo que te das y ofreces cuando reconoces quién eres, no puedes aprisionarte ni aprisionar al Hijo de Dios sin olvidar quienes somos todos como Uno solo.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera personal o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu