Capítulo 19. La consecución de la Paz

II. El pecado en contraposición al error.

Conviene que tengas clara la diferencia entre el pecado y el error.  El pecado es una idea de la mente dual llamada ego cuyo propósito es validarlo a él y negar a Dios ¿Por qué esto es así? Muy sencillo, la creencia en el pecado sostiene la idea de que es posible que el Hijo de Dios se ataque a sí mismo de tal forma que la Creación deje de ser tal y como siempre ha sido, es decir, la creencia en el pecado asegura que lo que Dios creó no es inmutable, o sea que puede ser modificado; haciendo que lo que es puro y santo deje de serlo debido a las acciones e interpretaciones que un cuerpo hace en relación a otro o a sí mismo, y recordemos que el cuerpo es falso a los ojos de Dios, además de que el cuerpo es un instrumento del ego en el que se proyecta la culpa y el miedo y es el símbolo de la idea de separación en la que descansa el ego.  Por lo tanto, el pecado es un error en sí mismo y habría que llevarlo ante la Verdad para que sea juzgado como falso. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que sí es posible es el error, o sea que el Hijo de Dios, o sea tú,  lejos de estar en pecado comete errores, un error amerita corrección nada más y queda resuelto y quien lo comete liberado.  Así que deja de pensar en la loca idea de que necesitas castigo porque no hay algo en el universo que no pueda ser resuelto y corregido ya que nada en él es real sino falso y por lo tanto, puedes liberarte de él, en el instante en el que cambies tu forma de interpretarlo pues todo error se corrige donde fue creado, en la mente.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu