Capítulo 15.  El instante santo

IX. El instante santo y la atracción de Dios

Te sientes atraído por aquello a lo cual eres afín, tu afinidad es completamente hacia Dios y la atracción es mutua y es ilimitada.  Por el momento no lo sientes así puesto que la percepción te limita la visión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A Dios no lo puedes percibir puesto que no tiene un cuerpo, el cuerpo es el medio que fabricó el ego para sentirse el héroe del sueño al salvarte del miedo y la culpa, entonces te hace creer que sólo eres un cuerpo y que no hay nada más allá de tu percepción, así te convence de que alcances sus metas para que seas feliz y le crees a pesar de las múltiples pruebas de que eso es imposible.  La buena noticia es que tú eres quien le concede el valor y el poder al ego y él sobrevive gracias a que crees en él y le prestas atención.

Cuando dejes de sentirte atraído por él, dejarás también de valorarlo y prestarle atención y en ese momento el Espíritu Santo te hablará de ti tal como fuiste creado y de lo mucho que te ama Dios, esta es la auténtica comunicación la que te recuerda la unidad que conformamos todos, en todo tu ser vibrará esa conciencia de Unidad y aunque sea por instantes, eso será suficiente para que dejes de creer en el ego, recuerdes quien eres y eso sea lo único que desees puesto es lo único real.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

instante_santo_y_atracción_de_Dios.jpg