Capítulo 19.  La consecución de la Paz

A. El primer obstáculo.  El deseo de deshacerte de la paz

Tu deseo de deshacerte de la Paz, proviene de un deseo aún mayor, por ahora, de atacar a tu hermano; en la medida en la que el temor, la culpa y el resentimiento contra el mundo sean mayores que tu deseo de la Paz, te será muy difícil aceptarla.

 

 

 

 

 

 

 

Para que puedas gozar de paz no tienes que hacer algo en especial, pues tú eres Paz, la Paz es tu herencia divina, lo que sí debes hacer es negarte a poner barreras contra ella, y es muy importante que lo hagas puesto que para que tengas paz debes compartirla y al hacerlo estarás cumpliendo con tu papel en el mundo, ya que en él la Paz necesita un vehículo para que pueda ser difundida.  Es decir, la Paz nos abarca ella no pone ninguna barrera, pero tu temor y tu culpa son sombras que te impiden a ti darte cuenta que la Paz está al alcance de tu mano, tan cerca como dentro de ti mismo.

En realidad no hay ninguna razón para que te niegues a la Paz. pero hasta que te des cuenta tú mismo de ello, bajarás la guardia y disfrutarás al máximo de ella, y eso es lo que le llama Un Curso de Milagros "vencer al mundo", el mundo es sólo una ilusión de la que debes darte cuenta, algo que se vence en tu mente, algo que dejas de temer y entonces todo se torna más fácil, más divertido, o sea más amoroso, cuando tu corazón lo acepta la ilusión llega a su final y experimenta milagros, es decir, un sueño feliz.

Nada de esto, te puede generar conflicto porque esto es lo natural, el conflicto lo experimentas cuando crees que necesitas defenderte de algo o atacar a alguien.  Pero cuando te sabes la morada de la Paz, difícilmente te volverás a dejar engañar por la ilusión de un mundo lleno de sombras que aunque tú has elegido ver y has puesto ahí frente a tus ojos, así también puedes decidir "apagar" para que veas la Luz que siempre ha estado ahí.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

deshacerte de la paz.jpg