Capítulo 8. El viaje de retorno

VII. El cuerpo como medio de comunicación

Estamos acostumbrados a pensarnos como un cuerpo y pretender satisfacernos a través de él; y al mismo tiempo atacas a través de él porque crees que puedes obtener lo que deseas, pero esto no es posible porque cuando atacas te niegas a ti mismo tu plenitud, paz y libertad porque te aprisionas en un cuerpo cuando eres un espíritu libre.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El cuerpo en sí carece de valor pero el Espíritu Santo lo utiliza para comunicar y unir las mentes; él siempre le da realidad al mundo dándole la función de sanar.  Cuando no usas el cuerpo como lo hace el Espíritu Santo, te sientes vulnerable y lo usas para atacar; esto fomenta la idea de que estás separado y pierdes tu paz y tu fortaleza porque habrás fomentado en ti la idea de que puedes perder, te has atacado y has atacado a tu hermano.

El pensamiento no es algo físico ni crea lo físico, tan sólo da la apariencia de existir.  Lo que el Espíritu Santo desea enseñarte es perfectamente posible y eso te da felicidad, porque te recuerda tu poder; el mundo trata de enseñarte que eres un cuerpo, pero como no lo eres, es imposible que lo aprendas y aprender algo imposible es deprimente.

El cuerpo tiene diferentes funciones y roles, todas divididas y por lo tanto dividen tu identidad, eso no es íntegro porque está guiado por el caos, o sea el ego, y genera caos.  La mente no es algo físico pero se expresa en lo físico para trascenderlo.  Cuando la mente de Dios (la única real) se expresa a través de lo físico, la comunicación entre Dios y sus creaciones fluye, pero cuando se enfoca en él se enferma porque se empleó para otra cosa. 

 

La enfermedad es utilizar a la mente para separar y la salud es la evidencia de un propósito unificado.  UCDM afirma que "Tú no estás limitado por el cuerpo y el pensamiento no puede hacerse carne", cuando insistes en lo contrario esto no puede sino ocasionarte depresión; la dicha proviene de un pensamiento unificado acerca de quien eres y de tu papel en el mundo, mientras tus pensamientos no se detengan aquí, es decir que el mundo no sea tu medio ni tu fin para nada, tu mente sólo estará en Dios y podrás transitar por el mundo liberado y en paz.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu