Dile la verdad

¿Su papá y tú se van a divorciar? ¿Se murió su pececito? ¿Su abuelito está muy enfermo? ¿Hoy no te sientes bien? ¿Tienen problemas económicos? ¿Fue adoptado? Si te pregunta, dile la verdad; si su dinámica de vida será diferente, dile la verdad; si se trata de alguien a quien ama, dile la verdad.  Muchísimos traumas de la infancia se pueden evitar si tan sólo dejaras de pensar que es mejor ocultarle las cosas, no lo subestimes te sorprenderías de lo fuerte que puede ser.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo único seguro de la vida es que cambia, así que da por hecho que tu vida dará giros con los que no contabas; tendrás que aprender a digerirlos y a vivir con ellos, si los cambios son bonitos o no es un juicio que limita la perspectiva completa.  Entiendo que nadie nos ha enseñado a comprender adecuadamente las pérdidas, a manejar nuestras emociones ni a adaptarse a los cambios; es más si lo piensas por un momento, las generaciones de los baby boomers hacia atrás vivieron una época en la que era preferible guardar los secretos familiares por vergüenza o culpa, la época en la que vivimos es mucho más abierta y estamos más expuestos que nunca, es decir, vivimos en una época de gran apertura de todo tipo y en todos los niveles.  Lo que antes estaba escondido y era exclusivo ahora se vende en las librerías o lo encuentras gratuito en internet, lo mismo sucede con los secretos que antes era normal que se guardaran en la familia, ha llegado el momento de hacerlo diferente.

Lo difícil de manejar la verdad están en el drama, el conflicto y el juicio que está detrás de las creencias limitantes que albergamos en nuestra mente.  Si la verdad te atormenta, sólo significa que debes revisar tus creencias personales y tus paradigmas para heredarle menos cargas. Seguramente ya te has dado cuenta de que tu hijo te cuestiona, te hace preguntas y comentarios muy atinados, intuye que algo le ocultas e insiste en preguntar quizás hasta de manera insistente, tal vez esa duda no sepa expresarla y la esté actuando a través del enojo, intolerancia o frustración.  Ponte en su lugar ¿Qué sientes cuando sabes que te están ocultando algo? ¿O qué sientes cuando descubres que te han mentido sobre algo muy importante para ti? Estoy segura que te enoja mucho, te sientes frustrada, decepcionada, traicionada y difícilmente recuperarías la confianza de nuevo en esa persona, ahora imagina que esa persona es en la que más confiabas a ojos cerrados, con quien te sentías más segura y protegida, es esa persona de quien dependes al 100% o sea que no tienes opción ni salida, es decir, no puedes cortar tu relación con ella y la tienes que ver a diario. ¿Te imaginas? 

Dile la verdad.  Ya he mencionado que un hijo es un taller intensivo de crecimiento personal, bueno pues si te enfrentas a una situación que no sabes manejar, tendrás que aprender a hacerlo lo suficiente como para que tu hijo pueda mantenerse estable.  Con empatía y asertividad se logran muchas cosas, también usarás tu fortaleza y valor; generalmente no existe algo como "el mejor momento" lo más seguro es que tendrás que crearlo y lo antes posible.  En pocas ocasiones hablarle con la verdad también es decirle algo como "Sí hijo, sí está pasando algo pero aún no estoy lista para hablarlo o bien quisiera guardarme este asunto, resolverlo y en cuanto lo tenga más claro te lo comparto" Y efectivamente hazlo así. 

Es cierto que hay situaciones que conviene revisarlas con calma, sólo toma en cuenta que la verdad siempre sale a la luz, ya sea porque se descubre o porque se expresa por medio de un patrón repetitivo de conducta o situación de vida, o bien por medio de un síntoma físico.  Así que además de armarte de valor, ármate de confianza y amor y proponte a hablarle con la verdad desde ahora.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu