Capítulo 7.  Los regalos del Reino

Sección VI. De la vigilancia a la paz

O amas o temes a la Filiación, es lo mismo que decir que lo que percibes en uno lo percibes en todos incluyéndote a ti mismo.  Si amas a uno y no a todos no es amor, porque el amor es total y ello le dará el significado a la interpretación que le des a las cosas.  Tienes la capacidad para dirigir tu pensamiento hacia lo amoroso lo cual amenazaría la existencia del ego y el ego quiere sobrevivir así que lo que hace es atacar a la misma fuente que lo creó, pero al reconocer su poder lo menosprecia, sin darse cuenta que al mismo tiempo amenaza su propia existencia, es así que para asegurarse opta por proyectar la amenaza sobre nosotros, luego entonces niega la existencia de nuestro Ser y tú olvidas quién eres, así él garantiza su continuidad porque tú le crees.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El ego es producto del miedo y todo lo que él engendra es temor por lo tanto no puede serte leal a ti que sólo eres amor, cuando te reconozcas a ti mismo necesariamente lo negarás a él y te conocerás.  Este es un estado que es latente en ti y él sabe la amenaza que esto significa.  Por otro lado, el Espíritu Santo no percibe ilusiones y de esa manera desvanece el conflicto y te recuerda quién eres; al conflicto no hay que entenderlo puesto que es demente y falso, no hay nada que entender; cuando aceptas que el amor inunde tu mente, el conflicto se desvanece.

Cuando creíste lo falso (el miedo) te pusiste en la necesidad de estar alerta en contra de las creencias falsas; pero lo falso y lo verdadero no pueden coexistir en una mente en paz porque ambos crean conflicto y para estar en paz debes deshacerte de la idea de que dos sistemas de pensamientos completamente contradictorios sean verdad para así liberarte del conflicto.

Tu mente está unida a lo único y más poderoso que es el Amor, cuando percibes algo diferente lo colocas dentro de tu realidad, aunque lo diferente al amor es falso tu atención a ello es lo que lo hace real para ti.

El ego no tiene sentido y tratar de entenderlo es inútil, así que mientras no lo valides no te creerás atacado ni vulnerable y por lo tanto no sentirás deseos de defenderte; en cambio, si permites que lo imposible se adueñe de tu mente, la dividirá y perderás tu paz, entonces te colocarás en un estado que deberá ser de alerta justo para deshacerte nuevamente de los pensamientos falsos.

Ser co-creador con Dios es lo que te hace feliz y te da paz, cuando permites que tu mente se divida pierdes esta facultad; sin embargo, no puedes ser otra cosa más que lo que Dios dispuso para ti, tu paz radica en que te des cuenta.

Por Caanly Hernández Galán

Si deseas una consulta de manera presencial o en línea haz click aquí

¿Quieres recibir mis actualizaciones? Suscríbete a la lista de contactos 

Vid 319 Nueva Santa María, Azcapotzalco, Ciudad de México caanly@hotmail.com  |  Tel y Whats app: +5255.4616.9906

  • Canal de YouTube
  • Instagram - Caanly
  • LinkedIn - Caanly
  • Twitter - Caanly

Copyright 2012® Psicología del Espiritu